20/10/09

Capítulo 3: Vecinos, amigos.. ¿Y nada más?

Bueno.. los Jonas Brothers eran realmente famosos, y entre tantas fotos, rumores, videos y lyrics, decidiste escuchar algunas canciones..
Y wow, esas letras.. eran hermosas.. realmente. Y más wow aún, Nick era el que las escribía... ¿Acaso podía pedirse más de él?
Mm revisaste más, y.. leíste que Nick tenía diabetes.. Ouch, ¿Sería verdad? Bueno, de serlo, algún día te lo contaría.
Seguiste, seguiste y.. ¡Otro chisme! Nick estaba soltero.. eso sí que era genial.. 
Pero... ¿Apenas habías estado un día con él y ya te gustaba tanto? ¿No amabas a Steven?
Ese pensamiento te dió algo de culpa, pero Steven tuvo su tiempo.. y.. Nick era perfecto.. así que.. 
Mmm ¿Qué te hacía pensar que él te correspondería?
Oh, tu mente y tu corazón estaban en una guerra. 

Tu madre te llamó a comer, pero no tenías hambre y decidiste acostarte temprano.

Te pusiste tu pijama de verano, que era así:

Y saliste al balcón un momento.. casi sin querer dirijiste la mirada al balcón en frente.. No podías creer lo que veías. Tus mejillas se tornaron completamente rojas y tu corazón dio un salto.

Podías ver a Nick quitándose la camisa. ¿Estabas soñando? Primer día y ya ves a tu vecino quitarse la camisa.. Qué genial.. 
La imagen no estaba en HQ pero lo que viste.. era.. suficiente. Pero espera, ya se la quitó y.. ¿Y si voltea y te vé espiándolo? ¡No!
Rápidamente te metiste adentro y cerraste las cortinas. Soltaste una risita y decidiste acostarte a dormir.. o al menos eso intentaste. 

Al día siguiente, tu mamá te dejó dormir un poco más, así que te despertaste a media mañana.. te duchaste, y el clima seguía cálido.. así que te vestiste con esto: 

Bajaste y tus padres no estaban, así que te serviste un poco de cereal con leche y prendiste la TV. 

Estabas tan entretenida que no podías escuchar que tu padre te estaba llamando desde afuera.

-. ¡Oye, ______! -Te llamó nuevamente a tus espaldas.
-. Hola, papá. -Saludaste alegre.
-. Te estuve llamando, ¿No escuchabas? -Preguntó.
-. No... de verdad no... lo siento, ¿Qué sucede? -Respondiste.
-. Te tengo una sorpresa, ¡Ven a ver! -Te dijo sonriente tomándote del brazo.
¡Genial, una sorpresa! ¿Qué sería? 
Te llevó al frente de la casa y ahí estaba, una caja bastante grande con un moño rojo.

-. Ojalá te guste. -Dijo y te indicó que la abrieras.
Ansiosa abriste la caja y viste tu sorpresa... ¡Un cachorro!

Si bien les tenías miedo a algunos perros, siempre quisiste uno, pero la casa anterior era demasiado pequeña como para tener uno.

El cachorrito era un labrador como este: 

-. ¡Aww! ¡Qué bonito es! -Dijiste cargándolo en tus brazos. -¡Muchas gracias!

-. Así no estás tan sola. -Bromeó él besándote en la cabeza.
-. Sí.. ¡Gracias Gracias Gracias! -Dijiste abrazando al cachorro que lamía tu cara feliz. 
-. ¿Se te ocurre algún nombre? -Preguntó.
-. Mmm.. Creo que lo llamaré Shane. -Dijiste sonriente, y tu padre te miró raro.
-. ¿Shane? ¿Es nombre de perro? -Bromeó.
-. No lo sé, a mí me gusta. -Dijiste con una sonrisa. -Y... Hay que comprarle una correa, ¿verdad? 
-. Sabía que algo olvidaba... -Dijo tu padre. -¿Vas tú? La veterinaria no queda tan lejos.. 
-. Está bien, papá. Voy a llevarlo conmigo. -Reíste y lo cargaste en brazos. Tomaste el dinero y siguiendo las indicaciones de tu padre llegarías a la veterinaria.

Ibas muy entretenida acariciando al pequeño Shane, como para notar que Nick venía de frente leyendo un mensaje de texto.
Él sí te notó y te saludó.

-. ¡Hey, _____! ¡Buenos días! -Dijo besándote en la mejilla.
-. Buenos días, Nick. -Sonreíste y también correspondiste el beso. Intentaste disimular, pero estabas muy nerviosa.. ¿Te habría visto la noche anterior?
-. ¿Cómo estás? -Dijo y luego dirigió la mirada a Shane. -¡Hey! ¿Quién es este amiguito? -Preguntó acariciándolo.
-. Es Shane.. mi papá acaba de comprarlo para mí pero.. olvidó comprarle una correa y yo quiero sacarlo a pasear. -Explicaste. -Así que me dirijo a la veterinaria..
-. Ya veo.. Hmm ______, ¿Te molesta si te acompaño? -Dijo rascándose la nuca.
-. Claro que no, Nick. -Dijiste amablemente.. ¡Qué genial! Nick quería acompañarte.. y.. más genial, no te vio espiándolo..
-. ¿En qué estás pensando? -Te dijo notando tu silencio mientras caminaban.
-. Oh, en nada.. sólo.. cosas.. -Respondiste apresurada, mirando el suelo. Nick se quedó observándote. -¿Por qué me miras así? -Dijiste algo incómoda.
-. Lo siento, es que.. no lo sé, te ves tierna con ese cachorro. -Dijo riendo despacio. 
-. Hmm supongo que gracias. -¿Te veías tierna? ¿Y él qué, entonces?.
-. ¿Sabes? Me caes muy bien.. eres muy simpática, y es genial que no grites cada vez que me ves. -Comentó.
-. Créeme que lo hago.. -Murmuraste pero él no te escuchó. -Muchas gracias, Nick. Tú también me caes muy bien. -Respondiste en voz alta. 
-. Genial. Creo que vamos a ser buenos amigos.. -Te dijo mirándote de reojo.
-. Así lo creo. -Confesaste. -Oh, y por cierto, ¿Estaban de gira o algo así? -Preguntaste, sin querer meterte demasiado.
-. Si lo dices por nuestra ausencia, sí.. pero como ya casi comienzan las vacaciones, finalizamos y nos quedaremos aquí. -Te explicó.
-. Ya veo.. eso explica todo. -Dijiste pensativa. -¿Sabes Nick? Estuv... -Ibas a seguir hablando, pero notaste que Nick se había detenido unos pasos atrás. Volteaste a verlo.
-. Mmm ______, aquí es.. la veterinaria.. -Señaló.
-. Oh, claro, qué torpe. -Reíste avergonzada y ambos entraron. Compraron la correa y salieron nuevamente.
-. ¿Qué ibas a decirme? -Preguntó él, que ahora llevaba a Shane. 
-. Que.. estuve buscando sobre ustedes en internet... -Dijiste algo así como, "emocionada". -Y ¡Por favor, Nick! Tus canciones son hermosas. -Elogiaste y él se sonrojó levemente.
-. Bueno.. muchas gracias, _______, me alegra que te gustaran... aunque también mis hermanos participaron bastante en ellas. -Respondió.
-. Oh, eso es verdad. Aún así, amo tus letras. -Te sonrojaste al decir eso.
-. Me alegro mucho.. si.. si quieres puedes venir a casa y te enseño alguna. -Ofreció él.
-. Me parece genial. -Dijiste, y antes de que alguno pudiera hablar, el teléfono de Nick comenzó a sonar.

El te entregó a Shane y contestó el teléfono. Luego de un momento, volvió hacia tí.

-. Oye, ______, lo siento, pero tengo que irme... -Te dijo. -¿Nos vemos luego? 
-. Claro, no te preocupes, Nick. -Le sonreíste y tomaste la patita del pequeño Shane, haciendo que lo saludara. -Adiós.. -Ambos rieron tiernamente.
-. Adiós Shane, adiós, _ _ _ _ _ _ {Diminutivo de tu nombre} -Dijo él sonriente y se alejó.

Oh, sólo mira esa forma de caminar... y esa espalda... ese cabello... Basta, ¡Deja de mirarlo así! ¿Y si alguien te ve? 

-. No le digas a nadie de esto, Shane. -Dijiste divertida mirando al cachorro, y luego le besaste la cabeza.

Lo bajaste y le pusiste su correa, y así lo llevaste a casa.

-. ¡Hey! ¡Ya volviste! -Dijo tu madre viéndote entrar. -¿Te gustó tu regalo?
-. ¡Sí! Es hermoso. -Dijiste sonriente.
-. Me alegro, hija. En poco estará la comida.. así que si quieres puedes irte, yo te llamaré. -Informó tu madre.
-. Está bien, mamá. -Dijiste y subiste a tu cuarto para ver si Maggie estaba online y poder chatear con ella..

Al entrar revisaste tu lista pero no estaba Maggie.. al contrario, estaba Steven. 
Él te habló inmediatamente, y de forma afectuosa.. pero.. era como si hubieras olvidado todo ese amor hasta ese momento.
Respondiste y empezaron a hablar.. y hablar, y hablar. Él te hacía preguntas.. e incluso te decía que te extrañaba..
Tú correspondiste, pero de todas formas no te preocupaba porque sabías que.. no eran nada.. ¿No?
Fue una larga charla, interrumpida unas 3 veces por tu madre, llamándote a comer, hasta que te despediste y fuiste a comer...
Antes de bajar, tomaste la cadena que te había dado Steven, que seguía en tu cuello... fue algo extraño, fue un recuerdo fugaz.

-. Ey, ¿Con quién estabas tan entretenida? -Preguntó tu padre mientras almorzaban.
-. Estaba hablando con Steven. -Dijiste seria.
-. Oh, ese chico.. ¡Hasta yo lo extraño! -Bromeó tu madre. -¿Sabes? Su madre me contó que tú siempre le gustaste, ¿No es tierno? -Comentó ella.. y tú no creías lo que oías. Tus mejillas se pusieron al rojo vivo.
-. Qué graciosa.. -Dijiste bebiendo un sorbo de jugo.
-. Es en serio, ese chico te quería mucho, además siempre fue tu amigo. -Comentó.

Rápidamente tu padre cambió el tema, y no se habló más de eso, pero esto te trajo cierta melancolía. 
Luego de comer, fuiste directo al patio y te sentaste en el pasto.. junto a Shane.. 
Comenzaste a recordar a Steven.. tu primer y único amor en mucho tiempo, también a Maggie.. todo tu pasado.. 
Algunas lágrimas comenzaron a caer por tus mejillas.. y eso estaba bien, porque lo necesitabas. 
Entre tantos sollozos, escuchaste un sonido extraño a tus espaldas, aunque eso no era posible porque estabas contra la pared.. la pared de la casa Jonas.. oh.

-. ¿Qué es lo que...? ¿________? -Preguntó Joe asomándose. -¿Estás bien? ¿Qué te sucedió? -Te dijo preocupado.
-. Nada, Joe.. lo siento si te molesté, pero estoy bien, en serio.. -Sonreíste y secaste tus lágrimas. 
-. Es difícil de creer.. De verdad, ¿Por qué lloras? -Insistió.
-. Extraño a mis amigos en New York, es todo.. gracias por preocuparte.. -Le dijiste sonriente.
-. Para eso estamos los amigos.. los nuevos amigos.. -Bromeó él sonriéndote tiernamente.
-. ¡Aw! ¡Muchas Gracias! -Agradeciste.
-. De nada, _______. Oh, ¿Ese cachorrito es tuyo? -Preguntó él señalando al perrito.
-. Sí, es Shane. -Dijiste mirando tierna al cachorro.
-. Oh, es casi tan tierno como yo. -Bromeó él y tú lo miraste desafiante. Ambos rieron.
-. Así que de verdad eres el simpático.. -Dijiste.
-. ¿Estuviste leyendo esas páginas de chismes de nuevo? 
-. Sí, lo hice, y ahora sé tu mayor secreto. -Le dijiste bromeando.
-. Oh, no, estoy acabado.. -Joe fingía caerse. 
-. ¡Ya basta, Joe! -Le dijiste soltando una carcajada.
-. ¡Oye! ¡Te estás riendo! ¡Lo logré! -Festejaba el castaño.
-. Así parece... gracias de nuevo. -Le dedicaste una mirada tierna.
-. De nada, señorita. -Te sonrió. -¡Oye! ¡Tengo una idea! ¿Quieres venir con nosotros a una fiesta? 
-. ¡Claro, me encantaría! -Dijiste sin pensarlo.
-. Mmm si tus padres te lo permiten. Es mañana en la noche.. -Te comentó él. 
-. Suena bien.. aunque dudo que me dejen ir.. -Dijiste desanimada.

Mientras ustedes hablaban, sentiste de nuevo ese ruido extraño, que era en realidad Nick subiendo junto a Joe.

-. ¡Hola! -Te saludó con la mano.
-. Hola, Nick. -Sonreíste y saludaste.
-. Oye Nick, invité a ______ a tu fiesta.. ¿No hay problemas, no? -Dijo Joe.
-. ¿A la fiesta de ... Nick? ¡Dijiste que era de todos! -Te quejaste sonrojada.
-. ¡Hey hey! ¿Qué sucedió? -Nick no entendía nada.
-. Es que tú tienes una fiesta mañana y no tienes acompañante. _______ es nuestra nueva amiga y podría acompañarte.. y hasta conocer gente nueva, ¿No? -Explicó Joe.
-. Es un buen punto. Estoy de acuerdo. -Asentía Nick. -¿Qué dices, quieres? -Te preguntó con ojos de cachorro.
-. Es que.. dudo que me dejen ir. Apenas los conozco y una fiesta.. tú y yo solos.. -Lo último hizo que se sonrojaran levemente.
-. Si quieres hablo con tus padres.. -Se ofreció Nick.
-. ¿Lo harías? -Preguntaste apenada.
-. Claro, _ _ _ _ -Te dijo él.

Continuó la charla.. Nick aceptó ir a tu casa para pedirle permiso a tus padres..
El corazón te latía con fuerza.. y casi explota cuando escuchó el timbre.
Tu madre fue a abrir y vio a Nick.

-. Buenas tardes, Señora _______. -Saludó él amablemente.
-. Buenas tardes.. Nick. -Saludó ella. -¿Vienes por _______? -Preguntó.
-. No.. bueno.. es que.. quería preguntarle algo a usted y al Señor _______. -Nick se rascaba la nuca nervioso.
-. ¿Sí? Mejor pasa, me cuentas adentro. -Dijo tu madre sonriente y cerró la puerta.

En la sala con tus padres..

-. Bueno.. es que.. sé que tal vez no confíen en mí porque.. es lógico, apenas conozco a su hija, pero.. me preguntaba si la dejarían venir conmigo a un evento.. algo así como una fiesta. Es una fiesta organizada por una asociación.. en fin, no habrá descontrol ni nada de eso. -Explicó Nick bastante nervioso, podía notársele.
-. ¿Una fiesta? ¿Y si sucede algo? ¿Quiénes irían? -Tu padre bombardeaba al pobre Nick. 
-. Sólo iré yo de mi familia, y no sucederá nada.. yo voy a estar con ella, y no es una cita romántica tampoco, por favor no mal interpreten. Si quieren les doy el teléfono y la dirección del lugar para que estén tranquilos.. -Ofreció Nick. Tu los observabas desde la otra sala.
-. Me parece bien eso. -Dijo tu madre con una sonrisa.
-. No lo sé.. -Tu padre estaba pensativo.
-. Es su decisión, pero prometo cuidarla. -Dijo Nick un poco más tranquilo.
-. Si me das esa dirección, y tú te encargas de devolverla a la hora correcta, acepto. -Dijo al fin tu padre.
-. Por supuesto, Señor. La dirección es ________ _ _ _ ____.. y sólo tiene que decirme la hora. -Nick se notaba muy aliviado y sonriente.
-. No más de las 3 am. ¿Está bien? -Dijo tu padre serio.
-. Está perfecto. -Dijo Nick.
-. _______, ven. -Te llamó tu madre. -Ya decidimos dejarte ir.. pero te comportas. Confiamos en tí. -Te dijo seria.
-. Claro que sí, mamá. -Dijiste feliz y luego miraste a Nick.

Una vez que todo estuvo planeado, Nick y tú salieron afuera.

-. ¡Esto es genial! ¡Ni una semana en Los Ángeles y tengo amigos y una fiesta! -Celebraste y sin darte cuenta.. abrazaste a Nick emocionada.
-. ¡Así es! -Dijo él algo desentendido, pero te correspondió ese abrazo. 
-. Gracias Nick. -Le dijiste mirándolo a la cara.
-. No es nada, _______. -Te miró. -Mmm creo que ya me voy, cumplí con mi misión aquí. -Te dijo guiñándote el ojo.
-. Así lo creo, superhéroe. -Bromeaste.
-. ¡Oye! Me gusta eso. -Soltó una risa. -Nos vemos luego, _ _ _ _ _. -Te besó la frente y se fue.. lo que hizo que te quedaras algo embobada, como siempre.

En fin, todo era genial.. aunque.. Nick dijo que no era una cita ni nada.. ¿Lo dijo por tus padres.. o porque de verdad no lo quiere? Oh, eso es obvio.. ¿Qué estás pensando?
Decidiste ignorar eso y buscar algo que ponerte esa noche.. tenía que ser algo formal, original, bonito.. 
Tu madre se ofreció a llevarte al mall para comprarte algo... así que pasaron la tarde ahí, hasta que por fin encontraste ese vestido que querías..

Al regresar, ya de noche, todo lo que hiciste fue cenar algo liviano e ir a dormir.. aunque no sabías si la emoción te lo permitiría..

En todo lo que pensabas, era en él.. en Nick..
Te imaginabas tomada de su brazo, entrando a esa fiesta.. tal vez riendo mientras cenan, o quizás en el patio trasero, al lado de una fuente.. bajo la luz de la luna..
Oh, por favor, de nuevo con esas cursilerías.. pero es que estaba pegándote fuerte.

Nick era perfecto. Era lindo, talentoso, amable, ¡E iba a ir a su fiesta contigo! ¿Qué más podrías pedir? 


Te dormiste finalmente pensando en eso.

1 comentario:

  1. me encantoo el cap, tienes talento en esto, sigue asi ;D

    ResponderEliminar